Después del confinamiento, tómate un momento para cuidar de ti al volver a la actividad

Blog del Dr. Licitra

Ya desde jóvenes, tanto mujeres como hombres padecen hoy día de este problema. Ya sea por estrés cotidiano, exceso de trabajo, ya sea por los avatares del día a día, o por preocupaciones laborales o familiares, o por causas genéticas, notamos la aparición de dos surcos o hendiduras que parten del ángulo interno del ojo y van avanzando, al pasar los años, hacia las mejillas, acabando con una hendidura que divide la mejilla en dos.

Y todo se debe a la desaparición paulatina de una cantidad de grasa subcutánea que se llama grasa medio facial fija de la cara.

La reposición de esa grasa faltante con ácido hialurónico no solo recupera el rostro que no debimos perder sino que repara, y no siempre requeriremos un nuevo tratamiento a los dos años, cuando ese ácido hialurónico inyectado se haya metabolizado: se habrá mejorado nuestro rostro, se habrá reparado.

No debemos confundir…

Ver la entrada original 50 palabras más